Saltar al contenido

Cómo superar la pérdida de una madre

¡Hola! Volví

Hoy finaliza el 2019 y no quería dejarlo ir, sin antes sentarme a escribir… típico que cuando estamos cerrando el año, nos pongamos a recordar y categorizar lo “bueno” y lo “no tan bueno” que vivimos a lo largo de este periodo. Dicen que todo es una enseñanza para crecer como persona, dicen que lo “no tan bueno”, o lo que así catalogamos, es un aprendizaje disfrazado, porque el Universo no te va ofrecer lo que “tú quieres”, sino lo que “necesitas” para aprender y evolucionar.

En muchas ocasiones las situaciones “no tan buenas” son las forjadoras de nuestro carácter y nuestro temple, sobre todo en esas que nos acercan al punto de quiebre, donde la soluciones se visualizan cuesta arriba y en las que a las primeras de cambio queremos salir corriendo. Es justo ahí, donde la transformación comienza, decidiendo si tomar las riendas y aprender, o quedarse en el aparato, en un rol de víctima acompañado con ese ¿por qué a mí? o ¿qué hice yo para merecer esto?…

Superar la muerte de una madre es un tema sumamente personal

Hace 9 meses mi mamá se fue a un lugar más bonito 🌈…

Este año tuvo sus momentos duros, durísimos, pero a la vez tan enriquecedores, tan MAESTROS como pocos. Mientras escribo me pregunto si hubo alguna otra situación en 2019 que haya marcado más mi vida que las recaídas que tuvo mi mamá, como también, su pronta partida física, y afortunadamente NO, no las hay. Es que, si bien es cierto no hay nada que pueda superar la pérdida de una madre y el sentimiento de orfandad que nos deja.

Mi mamá me estuvo preparando para su ausencia, a menudo teníamos conversaciones que comenzaban con la siguiente reflexión: una buena madre debe educar a sus hijos tanto para la vida como para la muerte, para luego abordar temas afines. Suena fuerte y aterrador, pero fue sumamente importante para mí hablar con ella sobre esto, al fin y al cabo, es el ciclo de la vida, donde cada ser humano nace, se reproduce y muere.

A pesar de tener este tipo de conversaciones con mi mami y a sabiendas de que su condición física iba desmejorando progresivamente, NUNCA se está completamente preparado para la ausencia de un ser querido (no suelo usar la palabra nunca, pero hay sus excepciones y ésta es una de ellas). Agradezco estas tertulias un poco fúnebres en medio de risas, porque han sido la clave para sobrellevar esta separación física con mayor entereza.

Superar la muerte de mi madre ha sido hasta ahora todo un reto emocional, me ha hecho reflexionar sobre el valor de la vida, y también me ha permitido ver el mundo desde otra perspectiva. A continuación les cuento cómo ha sido todo este proceso de duelo:

Menos miedo y más acción

Sin duda alguna superar la muerte de mi madre ha sido una situación que, a pesar de estar relacionada con tristeza, miedo y dolor, me dejó invaluables aprendizajes. Me ayudó a redescubrirme desde otra perspectiva y me enseñó la importancia de dejar fluir y ceder el control. También me afirmó que todo es posible en esta vida, siempre y cuando estemos enfocados en el objetivo.

Cuando hago un flashback del primer trimestre del año, exclamo: ¡WAO LILIANA! QUE GRANDE ERES. Fueron muchas las situaciones para asimilar, afrontar y aceptar en tan poco tiempo: ver convulsionar a mi mamá, saber que la metástasis hacía estragos en su cuerpo, sentir como la vida de mi madre se desvanecía en mis brazos por falta de oxígeno, escuchar al médico decir que ya no había más nada que hacer mientras me daba una palmada en el hombro, escuchar su último suspiro… En todos estos eventos y en muchos otros, vencí el miedo y actué con integridad, calma y entereza.

También te puede interesar leer:

lo bueno del cancer

Lo positivo del cáncer

Recordar todas estas circunstancias me hace sentir orgullosa de mi manera de reaccionar en momentos de quiebre, de cómo supe manejar mis emociones, así como también, de todas las decisiones que tomé sin caer en crisis y, sobre todo sin dejarme llevar por la situación país (racionamientos de energía, escasez de medicamentos e hiperinflación). Me siento satisfecha por todo lo que hice para alargar su fino hilo de existencia y esta actitud de valentía y perseverancia me reconforta en mis días de tristeza.

En definitiva, este proceso de superar la muerte de mi madre me ha obligado a reinventarme. Luego de su partida tuve un largo momento de transición, donde me sentí perdida, pero con el compromiso de retomar mi vida. Decidí comenzar “de cero” y encaminarla hacia el futuro que anhelo. Sin necesidad de borrar el pasado, porque son estas las situaciones, como evoqué anteriormente la que nos permite transformarnos.

El hecho de reinventarse

Particularmente, lo puedo resumir como vivir una nueva vida dentro de la misma (tal cual, como sucede con los sueños en “Inception”) manteniendo nuestra esencia, principios y valores, que al fin y al cabo es lo que nos hace únicos y diferentes. Hace un par de meses, me dijeron que me notaban un poco mas mística, y pues sí, siento que he fortalecido enormemente mi espíritu y ésta es solo una pieza clave de mi evolución.

mi mamá tiene cáncer

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Como parte de esta reinversión decidí: retomar mi proyecto personal y profesional en Francia, el cual había dejado en Stand by por irme a Venezuela a cuidar a mi mamá. A mediados del segundo trimestre del año volví a Paris, visité a mi familia y amigos en Lisboa y Barcelona, creé este blog como vía de desahogo, pero aparte de escribir también quería llorar y llorar, y fue entonces cuando me acoplé a mi proceso de duelo y empecé a hacerlo día tras día…

No almacenes emociones. Drena y fortalece tu espíritu. Tus proyectos se detendrán un tiempo, pero me alegra a estas alturas de la vida haberte formado y logrado de la mujer que eres, integral. Orgullosa de ti. Y de verdad que me hace feliz volver a abrazarte y tenerte acurrucada. Disfrutarte. Con fe y esperanza.

🌷Yanet Escalona, 30-10-2018

Re-conéctarse a la vida

Llegaron los dos últimos trimestres del año, mis lágrimas fueron disminuyendo y mis sonrisas se fueron multiplicando. Ahora todo lo veía con mas claridad, me sentía mucho más tranquila, pues había logrado alcanzar mi equilibrio emocional. Ahora bien, culminada la primera fase de mi reinversión, la segunda etapa se tornaba en la búsqueda de la estabilidad, y siendo emigrante su importancia era mucho más.

superar muerte madre
Re-conectándose a la vida

Esta incluía primero mantenerme emocionalmente estable, para ello busqué ayuda profesional, ya bastante había avanzado por mi cuenta y una ayudita extra nunca está demás. Segundo, me enfoqué en la búsqueda de alojamiento y oportunidad laboral, y paso a pasito conseguí mi nicho personal, y casi que simultáneamente el empleo y la reintegración a mi área profesional. Me alegra escribir que los objetivos fueron alcanzados y que poco a poco he ido reconectándome a la vida.

Años duros, los hay, pero son estos los que nos enseñan que lo esencial es invisibles a los ojos. Soy afortunada de mi 2019 y orgullosa de mi capacidad para transformar en oportunidades mis momentos de debilidad. Hoy en día me siento plenamente feliz y amada, llena de recuerdos hermosos junto a mi mami y, sobre todo, siento una eterna gratitud hacia todas las personas que se han mantenido presente a lo largo de todo este periodo de duelo.

Infinitas gracias, amor y luz para ustedes, …y como decía mi madre: si hay salud lo demás es ganancia, ¡Feliz 2020!

¿Fue útil este artículo? Compártelo con un amigo

Cómo superar la muerte de una madre

Summary
▷ Cómo superar la muerte de mi madre | Mi mamá tiene cáncer |
Article Name
▷ Cómo superar la muerte de mi madre | Mi mamá tiene cáncer |
Description
Superar la muerte de mi madre ha sido más que un reto emocional. Aquí te cuento todo lo que ha sido mi proceso de duelo y cómo poco a poco lo voy asimilando
Author

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (8)

Hola gracias por compartir, mi mami ha estado enferma por varios años y cada vez siento más cercana su partida, durante 33 años de mi vida me he despedido de ella sin bargo Dios aún no la llama, tu artículo me da Esperanza, gracias por la vida y alegria

Responder

Hola Alejandra, que alegría leerte, me motivas a seguir escribiendo.
Este tipo de publicaciones las hago, sobre todo, para drenar y tratar de reflexionar al respeto, buscando el lado positivo, el aprendizaje.
La Esperanza es lo último que se pierde, disfruta del presente con ella, no dudes en expresar tus sentimientos, de no dejar nada pendiente. Como me comentas que ha estado enferma, no bajes la guardia con la pandemia. sean precavidas. Muchas bendiciones y un fuerte abrazo.

Responder

Hoy navegando me encuentro este hermoso artículo , y solo me queda decir gracias por compartir tu sentir , estoy pasando por el proceso de duelo , sin duda el 2019 fue mi año más triste y mucho de lo que mencionas me siento identificada , Gracias y saludos!

Responder

Hola Monica, me alegras que me hayas escrito y que te hayas identificado con mi sentir. Si bien es triste, pero es posible reconectarse a la vida. Son situaciones que viéndolo desde el lado positiva nos ayudan a evolucionar como personas. un fuerte abrazo. y deseo que los recuerdos mas bellos con tu madre te acompañen siempre. Un abrazo.

Responder

Mi mamá se acaba de ir, en pleno año atípico… lleno de incertidumbre y limitaciones que nuca imaginamos.. su Cáncer evolucionó muy rápido..
desde el último trimestre de 2019 comenzó a deteriorarse… al término de su radioterapia los efectos habían sido muy dañinos, los tumores dejaron de crecer quizás un par de meses después del tratamiento inicial…

Estuvo bien y creíamos que su cuerpo recuperaría fortaleza para continuar con la quimioterapia… sin embargo al pasar de las semanas fue decayendo poco a poco…

Hace un mes comenzó el declive final… tras 4 anuncios anteriores de que su final era inminente… recibimos este quinto anuncio de los doctores de que su estado era grave y que ya no tenía más tiempo… nos dijeron que no la volviéramos a hospitalizar pues no recuperaría su salud ni cambiaría su destino…. que le diéramos calidad de vida en su casa, en su ambiente….

Y así poco a poco se nos fue apagando hasta su último aliento, su última mirada dirigida a mi hermano y mujer que la acompañaron en ese último momento….

Luchó mucho, sorprendió a los médicos que resistiera tanto a un cancer tan devastador que poco a poco fue debilitando e inmovilizando cada parte de su cuerpo… le quitó el habla meses atrás… le llenó todo centímetro de su cuerpo de dolor… aún así luchó hasta el final, hasta hace 4 madrugadas…

Hoy es mi cumpleaños y en unos días más será el de ella…. comienzo el día sin ganas de dormir, pensando en ella, llena de sentimientos que se pelean entre sí…. se que al fin descansa pero duele mucho su ausencia….

Responder

Hola Martha, lamento mucho las partida de tu madre. Acabo de enviarte un mensaje en privado. Un fuerte abrazo. Gracias por compartir tu experiencia

Responder

Liliana, muchas gracias por compartir tu experiencia. Encuentro tanta similitud con lo que estamos viviendo actualmente con mi mamita… Ella se encuentra muy delicada en este momento, pero no para de luchar a pesar que esta enfermedad la consume día tras día. Yo vivo en Francia, pero en estos momentos estoy en Bolivia acompañando a mi mamita, sin duda, la pandemia ha empeorado toda la situación y ha imposibilitado muchos planes que teníamos en mente. Ver un futuro sin ella me resulta tan difícil, ella siempre ha sido y es mi fuerza para todo en mi vida. No paro de cuestionarme el por qué, por qué a ella, si teníamos tantos sueños, ella aún es joven y tiene tanto por vivir. Seguro son preguntas que te las has repetido tanto como yo. Ojalá pudiésemos entrar en contacto. Nuevamente gracias por contar tu historia que seguro es una luz para muchos.

Responder

Hola Adriana,
Un placer saludarte. Gracias por escribirme, me animas a no dejar este proyecto tan bonito. que inició como un desahogo y a la vez se ha vuelto un espacio donde otra personas se ha identificado. Espero que la situación con tu mamá mejore. No tengas miedo. Disfruta cada instante y vive plenamente el presente. Aun esta contigo! No se ha ido. Mientras hay vida, hay esperanza. Un abrazo fuerte.

Responder
A %d blogueros les gusta esto: