Quimioterapia y caída del cabello: 4 ideas para sobrellevarla con éxito

Publicado por Liliana en

La caída del cabello, también llamada alopecia, está relacionada directamente con problemas de salud, siendo la mayoría de las veces sinónimo de cáncer. La misma está catalogada como uno de los efectos secundarios más temido del tratamiento oncológico, sobre todo por las pacientes mujeres. Probablemente las personas no piensan tanto en la importancia de su cabello hasta que se tropiezan con la posibilidad de perderlo por completo.

La quimioterapia mata tanto a células malas como a células buenas

La principal función de los fármacos de quimioterapia es destruir las células cancerosas. Lastimosamente, no es posible dirigir este ataque directamente a ellas, sino que también atacan por igual a otros tipos de células, incluyendo las que ayudan a que el cabello crezca. Por lo general, la caída del cabello relacionada con el tratamiento oncológico es pasajera.

quimioterapia y cabello
No todos los fármacos de quimioterapia provocan la caída de cabello

Los efectos secundarios van desde un simple afinamiento del pelo a una calvicie completa. Afortunadamente solo algunos tienen mayor probabilidad de causar alopecia, así que esta secuela va a depender del tipo de fármaco, la dosis que determine la receta. A continuación, los fármacos con más tendencia a ocasionar esta consecuencia:

  • Altretamina (Hexalen)
  • Carboplatino (Paraplatin)
  • Cisplatino (Platinol)
  • Ciclofosfamida (Neosar)
  • Docetaxel (Taxotere)
  • Doxorrubicina (Adriamycin, Doxil)
  • Epirrubicina (Ellence)
  • Fluorouracilo (5-FU)
  • Gemcabeno (Gemzar)
  • Idarrubicina (Idamycin)
  • Ifosfamida (Ifex)
  • Paclitaxel (marcas múltiples)
  • Vincristina (Marqibo, Vincasar)
  • Vinorelbina (Alocrest, Navelbine)

La pérdida de cabello puede suceder en todo el cuerpo, incluyendo el vello de las axilas, el vello púbico, los pelos de las pestañas y las cejas. Es interesante saber, que un mismo medicamento puede ocasionar alopecia en unas personas, mientras que en otras no. Asimismo, hay pacientes que presentan una calvicie completa cuando otras tienen una ligera pérdida.

El cabello puede caerse gradualmente o de forma muy rápida, entre las primeras dos o cuatro semanas, y continúa así a medida que transcurran los ciclos de quimioterapia. Lamentablemente, no hay mucho que se pueda hacer para prevenir esta secuela, sin embargo, es importarte saber que el cabello volverá a nacer.

4 ideas para sobrellevar con éxito la caída del cabello

Para la mayoría de los pacientes oncológicos, la calvicie completa es más que solo un cambio físico de apariencia. Esta también puede significar un reto emocional que afecta directamente la imagen personal, es por ello que a continuación sugiero 4 alternativas para sobrellevarlo de la mejor manera:

1. Conversar sobre el tema

Conversar con algún profesional, o alguien que tenga o haya tenido la misma experiencia. También se recomienda abordar este tema con familiares y amigos, en especial con los niños, antes de que suceda. Para un niño, saber qué cambios se producirán en el aspecto físico de una persona que conoce les ayudará a disminuir el miedo y la ansiedad.

Después de que mi mamá supiera el diagnóstico, lo segundo que le causó más temor fue precisamente la idea de perder el cabello. Sentía miedo que, por esta condición, yo me asustara y me resistiera a verla. Como comoartí en esta publicación yo estuve alejada en esa primera etapa, no obstante, recuerdo que mis tías conversaron conmigo para hacerme entender que la pérdida de cabello era un efecto temporario del tratamiento.

quimioterapia y caida de cabello
El cabello no te identifica como persona, sólo es una parte más del cuerpo

2. Cortarse el cabello o incluso afeitarse la cabeza

Son alternativas que se recomiendan hacer antes de que se comience el tratamiento de quimioterapia. Ambas opciones ayudan a mitigar lo duro del proceso, porque minimizan el impacto emocional, a la vez que reduce la probabilidad de ver pelos caídos sobre la almohada, en las manos, en el cepillo, en la ducha, o en el lavabo.

quimioterapia y caida de cabello.
El corte de cabello es un paso intermedio a la inminente caída del cabello

Quizás se haya perdido el cabello, pero no se puede olvidar que este es solo una partecita del cuerpo. Quizás no se reconozcan de buenas a primeras frente al espejo, pero no se puede olvidar que este escenario es pasajero. Quizás ahora tengan una apariencia física diferente a otras, pero no se puede olvidar que esto no les condiciona como persona. Esta es una gran oportunidad para explorar y resaltar otras características del cuerpo que les apasione.

3. Pensar en un accesorio para proteger la cabeza

Cubrirse la cabeza durante la caída del cabello es una decisión absolutamente personal. Las pelucas, gorritos y pañoletas son los mejores aliados al momento de cubrir el cuero cabelludo, sobre todo, porque esta está propensa a irritaciones mientras que el organismo esté recibiendo la quimioterapia. Así que lo más recomendable es proteger la cabeza de la exposición directa al frio y a los rayos solares.

Mi mamá luego de asimilar el primer diagnóstico (2002) decidió cortarse el cabello bien cortico, y comprar una peluca de cabello natural, la cual adquirió en un sitio especializado para pacientes oncológicos. Mientras escribo recuerdo la siguiente anécdota: iban mi mamá y mis tías en el carro con los vidrios abajo, cuando pasaban por la autopista una fuerte brisa le voló de sopetón su cabellera postiza, ¡la peluuuuca! ¡la peluuuuca! ¡la peluuuuca! exclamaba mi mamá, pero entre risas se percataron que había caído en el asiento de atrás.

Años más tarde, durante sus recaídas ella renunció al uso de la peluca, eligiendo cubrirse la cabeza simplemente con gorritos y pañoletas. Estas últimas las prefería de algodón por su frescura y ligereza; lo suficientemente largas para que pudieran ser enrolladas alrededor de la cabeza; y siempre de colores alegres, la fucsia era su favorita, pero también tenía una morada, una azul y otra amarilla.

escribiendo un diario
Aprendí cómo enrollarle el turbante, para ponérselo cuando ella no podía. La idea de darle tantas vueltas era conseguir tener algo de volumen en la cabeza

4. Acentuar la feminidad

Si bien es cierto, el cabello puede considerarse una característica física que nos suele diferenciar fácilmente de la especie masculina, y tal vez el hecho de encontrarse sin cabello puede inducir a una apariencia muy varonil. Si este es el caso, ha llegado el momento de destacar la feminidad, como por ejemplo, haciendo uso de zarcillos, vestidos y también de otras prendas que realcen la figura.

Como era de esperarse al inicio del tratamiento mi mamá no se sentía cómoda con el hecho de estar pelona, y por eso, cada vez que venía alguna visita, ella iba apuradita a taparse la cabeza con alguna pañoleta o gorrita, hasta que mi prima Elianita con apenas 6 años la hizo profundamente reflexionar cuando le dijo: tía, el hecho de no tener cabello, no te quita la feminidad.

Luego de comprender la esencia de la reflexión dicha por mi primita, mi mamá buscó alternativas para explotar sus rasgos femeninos. Ella ya no podía salir de la casa sin echarse en la cara un colorcito, se oscurecía sus cejas y se pintaba sus labios de rojo. Solía usar ropa muy colorida, zarcillos llamativos o collares que hicieran juego con su turbante. Siempre escogiendo prendas y accesorios con las que se sintiera cómoda.

quimioterapia y caida de cabello
El hecho de no tener cabello, no te quita la feminidad.

Sea cual sea la decisión, siempre llévala con actitud

Entonces, hay quienes se cubren la alopecia con pelucas y pañoletas, como lo hacía mi madre para salir a la calle; y otras que llevan con toda comodidad su calvicie, como es el caso de una paciente a quién le doné unos medicamentos y pues, en el momento de ponernos de acuerdo para vernos, me dijo: es fácil reconocerme, soy la única pelona con lentes.

En términos generales, la caída del cabello puede llegar a ser sumamente traumática, SI, es verdad, pero afortunadamente es momentánea. El temor por el que dirán es importante también dejarlo atrás, así que no hay más que sonreír y continuar. Porque si la persona confía y se siente bien consigo misma, ya no hay más de qué hablar.

mi mamá tiene cáncer

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

También te puede interesar leer:

Categorías: Sugerencias

2 commentarios

  • Bitacora365 · 31 enero, 2020 a las 19:35

    Muy buenas recomendaciones. He visto de cerca esta problemática en niños y niñas de una fundación en la cual soy voluntario y efectivamente utilizan la mayoría de soluciones que compartes, muchas gracias.

      Liliana · 31 enero, 2020 a las 22:51

      Muchas gracias a ti por escribir. 🙂 que bueno que seas parte de esa noble causa

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *